26/7/13

Empezar a construir.


Sintoniza con las sutilezas del día a día por cortesía de Neptuno y el asombro colmará tu vida. Es un período donde el sexto sentido se agudiza y la intuición incide. La presencia del elemento agua en el tránsito planetario se convierte en el  conductor de esta fantástica sensación. Apuesta por las cosas en las que crees profundamente y el cosmos escuchará tu pedido. Junto al ingreso del Sol en el signo de Leo que se caracteriza por la nobleza de sus sentimientos, la luminaria mayor el Sol, nos habla de lo que uno es para que los otros te conozcan abiertamente. Es la etapa para brillar con luz propia y  empezar a construir. No simplemente existe una impresión, es las ganas de hacer y que sepan lo que estás realizando. En esta semana el juego de Marte, el planeta de la acción, con Júpiter y el poderoso Plutón activa de forma sorprendente oportunidades súbitas como apoyos inesperados que surgirán después de un acontecimiento grave. Andar con cuidado es el mandato cuando Marte y Plutón danzan juntos ya que en repetidas ocasiones se intensifican las disputas y los enfrentamientos. Matiza toda esta dinámica la influencia del contacto entre Venus y Neptuno que estimula situaciones de idilio y excesivo romanticismo donde lo clandestino merece un protagonismo especial. Las sospechas abundan pero felizmente Saturno se encuentra con Venus armoniosamente  para que la realidad con la fantasía se fundan en un  sano equilibrio. A partir del 27 hasta el 31 de julio la intensidad será el condimento emocional que sazonará nuestro comportamiento porque Marte dispara la tensión entre Plutón y Urano exigiendo grandes cambios, renacimiento y auténtica transformación. Esto es la pasión que empuja y no se detiene.

Los signos de agua Cáncer, Escorpio y Piscis no se callan y los de tierra Virgo y Capricornio miden sus críticas. El resto del zodíaco acumula experiencia para saldar tropezones.

Rita Astarté.